Última Edición

CAMBIO DE DIRECCIÓN:EL CAMINO HACIA ENERGÍAS

Revista Autos y Partes Edicion 117 | CAMBIO DE DIRECCIÓN:EL CAMINO HACIA ENERGÍAS LIMPIAS

CAMBIO DE DIRECCIÓN:EL CAMINO HACIA ENERGÍAS LIMPIAS

El uso de combustibles fósiles en Colombia dista de ser reemplazado por energías limpias, ya que por una parte, un renglón importante de los ingresos del estado lo representa la venta y producción de hidrocarburos, concretamente petróleo y carbón, siendo estos las locomotoras de la bonanza económica del país de los años 2011 a 2014 ( (Dinero, 2016) año a partir delcual descendió la cotización del petróleo impactando las finanzas públicas del orden nacional y territorial, vía menores ingresos (República, 2016) para el año 2016. Sin embargo, esto no significo un retroceso del negocio de los hidrocarburos, ya que se incentivo la exploración para la búsqueda de nuevos yacimientos que permitan asegurar la demanda energética del país y además generen ingresos por la venta de los mismos. Minas como El Cerrejón y la Jagua de Ibirico con millones de toneladas de carbón, así como campos como Rubiales,Quifa y Castilla en los llanos, representan una importante fuente de ingresos para el estado Colombiano; renunciar a su comercialización comprometería grandemente sus finanzas, por lo que pensar en su abandono es cosa bien hipotética, ya que además de las razones expuestas, podría no contarse con otra fuente de ingresos que los reemplace.
 
Por otra parte, sectores como el transporte público y privado, emplean derivados del petróleo como gasolina y ACPM en vehículos automotores para su funcionamiento, por lo cual, un cambio de combustible implica un cambio de los vehículos o bien su adaptación a la nueva fuente de energía, como lo es por ejemplo la migración de gasolina
a gas natural vehicular, el cual es menos contaminante que el derivado de petróleo y más barato, el costo ronda los $ 3.500.000 CPO (Diosa, 2019) , el vehículo puede operar con gas o gasolina. Dentro de los beneficios más relevantes de este cambio es el ahorro en dinero por combustible, aproximadamente 53% frente a los costos de la gasolina (Medellín, 2013), y la disminución de las emisiones atmosféricas contaminantes, principalmente bióxido de carbono gas de efecto invernadero y PM10 (material particulado inferior a 10 micras) y PM 2.5 material particulado inferior a 2.5 micras) de conocida afectación en la salud humana. Aunque parece tentador el uso del gas natural, es mayor el porcentaje de vehículos que funcionan a gasolina y/o diesel, posiblemente por mitoscomo la perdida de la potencia del motor estimada entre el 7 al 12%; daño en las culatas, pérdida en la vida útil del motor y mayor riesgo de accidente (Medellín, 2013).
 
Así las cosas, contemplar un modelo basado en energías más limpias parece difícil de implementar, empero, se deben aunar esfuerzos en su implementación, disminuyendo la dependencia de una de las gasolinas más costosas del mundo, cambiando por fuentes de energía mas limpias como el citado gas natural y porque no, la electricidad.
 
Revista Autos y Partes Edicion 117 | CAMBIO DE DIRECCIÓN:EL CAMINO HACIA ENERGÍAS LIMPIAS
 
Combustibles Limpios
La política de calidad de prevención y control de la contaminación de la calidad del aire y el plan decenal de la descontaminación del aire para Bogotá incentivan el uso de vehículos eléctricos y de cero emisiones, así como la ley 1083 de 2006 que involucra el uso de combustibles limpios (gas natural, GLP, mezcla de combustibles fósiles
con biodiesel y etanol) en sistemas de transporte urbano.
 
La universidad de los Andes realizo un estudio sobre la conveniencia del gas natural vehicular en Colombia,tomando como caso de estudio el sector del transporte público realizado en las ciudades de Bogotá y Medellín, concluyendo que:
 
  • el uso del gas natural como combustible puede generar reducciones promedio de material particulado de hasta 70% y de dióxido de carbono de hasta 19% en comparación con las emisiones promedio que generaría un vehículo diésel. Para el caso de las emisiones indirectas de dióxido de carbono, se presenta también un beneficio potencial obteniendo reducciones promedio de hasta 30% (Bocarejo, 2016).
  • el cambio en la tecnología representaría reducciones de 0,61 toneladas de PM-Material Particulado y 1.200 toneladas de CO2-Dioxido de carbono por cada vehículo en su vida útil (íbid).
  • la implementación de una política para la renovación de la flota que constituye el componente zonal del Sistema Integrado de Transporte Público de Bogotá (representando cerca de diez mil buses) reemplazando vehículos diésel por nuevos vehículos que operen con GNV, representaría un ahorro $220.000 millones de pesos y una reducción total de 11,7 millones de toneladas de CO2-Dióxido de Carbono y de 6.000 toneladas de PM-Material Particulado. Todo esto tomando como periodo de análisis una ventana de tiempo equivalente a la vida útil de un vehículo (íbid).
Como lo menciona el citado estudio, las reducciones más significativas en las emisiones atmosféricas se presentan para los contaminantes material particulado PM10 (Material Particulado inferior a 10 micras) y CO monóxido de carbono en buses operando a gas natural vehicular incluso superiores a las presentadas por vehículos híbridos diesel – eléctrico, con las consecuentes disminuciones en los costos por salud publica asociados por el tratamiento de enfermedades respiratorias, las cuales afectan con mayor severidad a niños y adultos de la tercera edad.
 
El cambio por combustibles más limpios mejoraría la calidad del aire, disminuyendo eventos como la emergencia ambiental por la mala calidad del aire el 14 de febrero y 7 de marzo del año en curso en la ciudad de Bogotá o el estado de prevención contra la baja calidad del aire en la ciudad de Medellín y los otros 9 municipios del área metropolitana del Valle de Aburra, razones por las cuales se debería estudiar de manera seria el cambio a combustibles más limpios por parte del gobierno nacional, incentivando su uso mediante subsidios por su uso, así como por la adaptación de los vehículos de tal manera que los costes se reduzcan para el dueño del vehículo.
 
Adicional a esto en materia económica, se estima que la suficiencia energética del país asociado al petróleo y las regalías del mismo empezaran a decrecer a partir del 2019 hasta el año 2023 (UPME, 2013), por lo cual la sustitución de combustibles fósiles se convierte en una oportunidad de negocio para el gremio autopartista, puesto que el uso de vehículos eléctricos se convierte en alternativa al uso de la gasolina.
 
Electricidad: el costo del beneficio
Como ocurre en todo mercado, el espacio que la movilidad eléctrica será capaz de ocupar a futuro dependerá en gran medida de las actuaciones que los diferentes agentes del mercado adopten para superar los retos a los que se enfrentan. Estos retos son de diversa índole, dependen principalmente de las características técnicas de los Vehículos Eléctricos y su capacidad de satisfacer las necesidades de los usuarios, de los precios, las posibilidades de adquisición y de las de mantenimiento que se generan en el mercado automotor (Giraldo, 2017).
 
Uno de los principales enemigos de la compra de vehículos eléctricos es su alto costo en comparación a un vehículo automotriz de gama baja, según datos de la revista motor a 2017 en el país se comercializaron 56 unidades de 5 marcas diferentes, un número insignificante en comparación al número de unidades vendidas de vehículos tradicionales, por lo cual se requiere un mayor incentivo económico por parte del gobierno para aumentar la adquisición de los vehículos eléctricos (Giraldo, 2017). La ley de promoción del uso de vehículos eléctricos tiene como fin generar incentivos y beneficios, tales como la reducción al impuesto de vehículos, el cual no podrá superar en ningún caso el 1% del valor comercial del vehículo, que hoy es 3,5% más alto; generación de descuentos en tarifas para la realización de trámites de registro inicial, la revisión técnico-mecánica y de emisiones contaminantes, y en las primas de los seguros SOAT (10%); destinación de al menos el 2% de las plazas de parqueaderos públicos y comerciales habilitados para el uso preferencial de vehículos eléctricos (Portafolio, 2019).
 
En cuanto a las estaciones de recarga se debe revisar su ubicación de acuerdo con su demanda, Terpel inauguró la primera estación de carga rápida piloto, y Codensa inauguró 5 electrolineras para el uso de un programa piloto de 43 taxis eléctricos en Bogotá. Por otra parte, las empresas BMW, Nissan, BYD y Codensa, en conjunto
inauguraron otra estación de carga rápida para uso público. Esta última estación de carga mencionada tuvo una inversión inicial cercana a $7.500 USD que contiene tres conectores, dos DC (carga rápida) y uno AC, dicha estación, tiene una capacidad de 96 recargas diarias teniendo en cuenta que opera las 24 horas del día. En cuanto al costo de recarga, los propietarios de Vehículos Eléctricos podrán comprar un paquete de unidades de recarga de 40 a 240 km de recorrido estimado por menos de $ 9 USD (Giraldo, 2017). El incremento de la demanda de energía eléctrica sin su adecuada planificación conllevaría a una sobrecarga de la red eléctrica y posibles racionamientos como consecuencia de la falta de abasto,por lo cual se debe realizar una inversión grande tanto para las estaciones de recarga como para el incremento en la generación de energía eléctrica.
 
El mercado de los vehículos eléctricos se convierte en una alternativa de crecimiento teniendo en cuenta los beneficios ambientales por su uso, así como los incentivos gubernamentales para la renovación del parque automotor, por lo cual se debe incrementar la cuota de eléctricos e híbridos en el parque automotor y trabajar en el cambio a gas natural, cambios en los cuales ASOPARTES debe ser parte activa y líder a nivel nacional, de nosotros depende el desarrollo de y crecimiento de nuestro mercado, un cambio de dirección: el camino hacia energías limpias.
Autores
Angela Patricia Arango Ordoñez – Tecnologa en Gestión
Ambiental y de Servicios Públicos, Ingeniera Ambiental,
Especialista en Gerencia de Recursos Naturales
Bibliografía
Bocarejo, J. P. (2016). Actualización del estudio
Conveniencia Vehicular en Colombia. Bogotá.
Dinero, R. (2016). Así se repartieron $57 billones de la
bonanza petrolera. Dinero.
Diosa, M. (19 de febrero de 2019). Conozca las ventajas
de convertir su vehículo a gas natural. Tele Medellín.
Giraldo, J. E. (julio de 2017). Estado del Arte de los
Vehículos Eléctricos y su Pósilbe Implementación en
Colombia. Estado del Arte de los Vehículos Eléctricos y su
Pósilbe Implementación en Colombia. Pereira, Colombia.
Medellín, E. P. (2013). Mitos sobre el gas natural
vehicular. Medellín.
 

Contáctenos

  •    Télefono: (+57 1) 460 80 04
  •    Celular: (+57) 313 456 2550
  •    Correo: info@revistaautosypartes.com
  •    Bogotá, Colombia

Contador de visitas

1520069
Today
Yesterday
This Week
Last Week
This Month
Last Month
All days
306
4668
13010
1478555
60381
117784
1520069
Your IP: 18.208.159.25
2019-10-16 01:50